miércoles, 11 de julio de 2007

4

-Abril, te estaba buscando -le dijo Carlos excitado al encontrarla, sobresaltándola a ella-. Lo siento, no quise asustarte. Es que pasé por tu cuarto y al no verte supe que habías despertado.

-Ay, doctor... -le dijo y lo abrazó.

-¿Te sientes bien? ¿Te duele la cabeza?

-Estoy bien, gracias. No recuerdo mucho que pasó.

-Nada grave. Te desmayaste. Es que estás comiendo poco. Te voy a tener que vigilar más o tomar medidas más extremas.

-Doctor, no sea molesto.

-Abril, es tu salud. Sé que finges que no te importa pero yo no lo creo. De todos modos, yo quiero que estés bien. Y voy a hacer todo lo posible porque así sea.


No hay comentarios: